Volver Arriba

foto1 foto2 foto3 foto4 foto5
_____El arte es el placer de un espíritu que penetra en la naturaleza y descubre que también ésta tiene alma._____
____________________________El arte es sobre todo un estado del alma.____________________________
______________________________Una pintura es un poema sin palabras.______________________________
_____________________________El arte no es una cosa sino un camino.______________________________
_____En parte, el arte completa lo que la naturaleza no puede elaborar y, en parte, imita a la naturaleza._____

Arte Peruano

djEsta página por tiene por finalidad poner disposición una cantidad de información sobre el Arte Peruano, que puede servir para conocer la gran riqueza de nuestro Perú. Atte. Jaime Alvarado Vicuña

E-mail

info@arteperuano.com.pe

Get Adobe Flash player

Cuando los españoles ingresaron a Pachacamac, no sólo quedaron impresionados por la majestuosidad del lugar, sino que –según da cuenta William Prescott, en Historia de la Conquista del Perú - además, fueron impactados por un terremoto que llenó de pánico a los naturales, en cuyas mentes no podían concebir que unos extraños llegados de otras tierras se atrevieran a violar el templo dedicado a su máxima divinidad, creadora del universo.

Los conquistadores –relata el historiador norteamericano- llegaron a esta parte de la costa norte en busca de los tesoros prometidos por Atahualpa y se encontraron con una ciudad con bastante población, en la que se veía dos templos construidos en piedra, con techos de paja. Uno de ellos estaba dedicado al dios Sol y otro, a Pachacamac, máxima deidad de esta parte del territorio peruano. Su santuario con el tiempo llegó a ser uno de los más opulentos del imperio inca. Sobre este episodio, Prescott, cuenta:

“Al presentarse Hernando Pizarro a la entrada del santuario, le atajaron el paso los porteros, pero se abrió paso entre ellos… Subió a una plazoleta donde había una capilla con una puerta muy adornada de pedazos de cristal, turquesas y corales…Abierta con violencia la puerta, entraron en un aposento pequeño y obscuro que olía de un modo repugnante. Era el lugar de los sacrificios…Cuando sus ojos se fueron acostumbrado a la oscuridad, descubrieron en un rincón del aposento la imagen de la deidad: era una figura monstruosa hecha de madera, con la cabeza parecida a la de un hombre. Derribáronla los españoles, la sacaron fuera y la hicieron mil pedazos…Viendo los naturales que su dios no podía impedir la profanación de su santuario, fueron acudiendo y entregándose a los extranjeros, a quienes miraban ya con cierto temor y respeto supersticioso”.

Luego de colocar una cruz de mampostería, enseñarles a rezar y persignarse, los españoles se llevaron una cantidad considerable del oro que había dejado en su huida el curaca Tauri Chumpi (encargado de administrar, redistribuir los bienes y recursos del valle, la población y los cultos), después de ser avisado de la cercanía de los invasores.

LUGAR MILENARIO

El actual sitio arqueológico de Pachacamac - que en la actualidad abarca más de 400 hectáreas- fue el mayor santuario prehispánico de la costa central durante más de mil quinientos años. Su prestigio religioso se evidencia en sus templos, visitados por multitud de peregrinos en las grandes ocasiones del calendario ritual andino.

Ubicado en el valle de Lurín, en el kilómetro 31 de la antigua Panamericana Sur, este imponente monumento fue descrito en el siglo XVI por muchos estudiosos. Sin embargo, es a partir del siglo XIX con George E. Squier, Adolph Bandelier y Ernest Middendorff que se realizan los primeros trabajos de reconocimiento. Alcanza un mayor aporte científico con la llegada de Max Uhle al Perú, entre 1895-1896. (Pozzi-Escot, Denise).

Según los cronistas, en el territorio existían “enclaves religiosos” desde donde llegaban los pobladores hasta Pachacamac, que alcanza mayor importancia durante la fase Lima (200- 650 d.C. aproximadamente). Durante el señorío Ichma (900-1470 d.C), los sacerdotes realizaron una serie de construcciones monumentales que presentan edificios que probablemente funcionaban como centros administrativos o posibles palacios.

Al llegar los Incas del Cusco, los sacerdotes se inclinaron ante el nuevo poder, y el gobierno inca impuso sus símbolos, construyendo el Templo del Sol y el Acllawasi, para definir una sacralidad superior. Según María Rostworokski, la importancia del santuario radica en que allí residía el “dios costeño soberano en todas los yunga durante el último milenio”.

Luego de la caída del Tahuantisuyu, el santuario es abandonado, sin por ello perder su presencia espiritual y material. Hoy en día, gracias a su recuperación iniciada a mitad del siglo pasado, podemos observar la arquitectura de algunas de sus edificaciones, en medio de un paisaje que contribuye a mostrar su grandeza.

Actualmente, el Instituto Nacional de Cultura, a través del Museo de Sitio de Pachacamac, dirigido por la antropóloga Denise Pozzi-Escot, viene realizando importantes trabajos de investigación, conservación y labores educativas para conservar este monumento, que presenta problemas originados principalmente por la erosión causada por la acción del medio ambiente y por factores antrópicos.

LUGARES DE INTERÉS

Los trabajos arqueológicos que se han hecho han permitido identificar 17 pirámides, posiblemente centros administrativos o palacios.

Así también está el Templo del Sol, hecho entre 1470- 1533 d.C. Es una construcción de forma trapezoidal, edificada sobre un promontorio natural muy elevado, con terrazas y plataformas superpuestas de adobes; su frente principal hacia el mar presenta nichos que posiblemente fueron depósitos de ofrendas.

En la cima se levanta una plaza abierta rodeada de estructuras. Hoy quedan restos de un enlucido de barro con pintura de color rojo, que aún se logra observar en algunos muros. Se han identificado sacrificios humanos dedicados al Sol y diversas ofrendas muy finas de estilo Inca imperial en el lugar.

El Acllahuasi, conocido también como Mamacuna, fue probablemente la residencia de mujeres escogidas dedicadas al culto solar. Julio C. Tello excavó este recinto descubriendo los paramentos inca del clásico estilo cusqueño en técnica del almohadillado, y realizó pioneros trabajos de conservación y restauración que han permitido que este sector se haya conservado hasta nuestros días y sea uno de los más emblemáticos del sitio.

Además, durante la ocupación inca se construyó un sistema de canales para abastecer de agua al lugar y también unos “baños”, como parte del sistema de canales. El edificio residencial del curaca Tauri Chumpi está ubicado al este, desde donde se domina todo el valle; cuenta con dos plazas contiguas en el lado norte, rodeadas de recintos, plataformas, depósitos, y otras estructuras comunicadas entre sí por corredores y rampas.

EL MUSEO DE SITIO DE PACHACAMAC

El Museo de Sitio de Pachacamac tiene por objeto integrar el sitio arqueológico con la comunidad nacional e internacional. Expone los materiales y difunde los conocimientos y las teorías relacionados con uno de los santuarios más importantes de la arqueología peruana.

Fundado el 21 de noviembre de 1965 por el doctor Arturo Jiménez Borja, el museo surge como una necesidad ante la acumulación de investigaciones que en el sitio venia realizándose. Se hizo necesario un Museo para la preservación y exposición del Santuario y de los numerosos materiales existentes.

El Museo continúa cumpliendo estos primeros objetivos y trabaja para acercar a la comunidad al patrimonio cultural, mediante la exposición y presentación del sitio y de los materiales más importantes de manera atractiva y educativa para el visitante.

El Museo intenta darle la suficiente información al visitante para entender el Santuario de Pachacamac y sobre la arqueología peruana, Ubicándolo, mediante su exposición, en el espacio y en el tiempo dentro de la historia prehispánica peruana en general y específicamente a el santuario de Pachacamac y su ocupación a través del tiempo.

En su sala principal se observan muestras de las principales expresiones artísticas de los diferentes ocupantes de Pachacamac, especialmente cerámica y textiles.