Volver Arriba

foto1 foto2 foto3 foto4 foto5
"El arte no es algo que se pueda tomar y dejar. Es necesario para vivir."
"El arte es sobre todo un estado del alma."
"El arte es el placer de un espíritu que penetra en la naturaleza y descubre que también ésta tiene alma."
"En parte, el arte completa lo que la naturaleza no puede elaborar y, en parte, imita a la naturaleza."
"La finalidad del arte es dar cuerpo a la esencia secreta de las cosas, no el copiar su apariencia."

Arte Peruano

djEl legado del Perú nos permite conocer mediante fotos, textos y vídeos la evolución del Arte Peruano, que generación tras generación, el milenario arte se va transmitiendo de mano en mano y a través de los años, va adquiriendo diversos matices y se enriquece con nuevos aportes. Este legado nos orgullece y nos compromete a mantener vivas las tradiciones culturales que distinguen al Perú ante los ojos del mundo.

Telephone: +51 993-731-180

jaimealvarado66@gmail.com

Get Adobe Flash player

Benito Rosas

BENITO ROSAS  (Lima, 1952)

La infancia de Benito transcurre en Lima, su lugar de nacimiento. Desde niño tiene inclinación por el modelado, paralelamente le inquieta la cerámica, cuenta que un compañero de la escuela llevó un huaco norteño, él tuvo la necesidad de poseerlo y le ofrece dos bolsillos de canicas, un chiquitoy y dos soles; resultó ser lo más valioso para él durante su niñez.

La inclinación por las artes plásticas se manifiesta en el colegio, cuando gana un concurso de juegos florales en la especialidad de pintura, el profesor de Artes Plásticas le expone que visite los talleres de arte de la Universidad La Católica. Siguiendo el consejo del profesor fue a la universidad, llegó por casualidad a los talleres y ve una puerta entreabierta, asomó la cabeza y vio a Anna Maccagno quien lo invitó a pasar y le explicó sobre los exámenes de ingreso. A los veinte días, postuló, dio exámenes e ingresa. Decide por la especialidad de escultura y estuvo durante cinco años en el taller de Anna, su maestra y amiga por más de 30 años.

Desde entonces se dedicó exclusivamente a la escultura con una copiosa producción que encadena fecundos periodos de evolución personal plasmada en composiciones de gran fuerza expresiva